Eugenia Pastrana

 

 

Fisioterapeuta y Osteópata

¿Qué es?

 

  • ​Rechinar o apretar los dientes de manera involuntaria, consciente o inconscientemente.

  • Puede ser diurno o nocturno.

  • Es fisiológico durante determinados momentos de la noche y entre los 3 y los 5 años de edad.

  • Puede ser céntrico (contracción muscular mantenida) o excéntrico (con rechinamiento).

 

Causas:

 

  • No está claro, aunque existen varias teorías.

  • Afectación del trigémino, que es el nervio craneal que proporciona inervación motora a la musculatura masticatoria.

  • Interferencia oclusal: Si la oclusión dental no es correcta, los cóndilos mandibulares pueden sufrir pequeños desplazamientos, asentando lesiones en la ATM (articulación témporo-mandibular). Esto provoca contracciones desequilibradas que favorecen el bruxismo.

  • Determinados hábitos como el uso de chupete, morderse las uñas, masticar chicle, etc...

  • Determinados medicamentos y drogas.

 

 

A menudo se asocia con otras patologías:

 

  • Problemas del sueño.

  • Patología respiratoria.

  • Apnea del sueño.

  • Ansiedad, depresión, estrés.

  • Relación directa con el tabaco.

  • Reflujo gastroesofágico.​

 

 

Síntomas:

 

  • Dolor en la ATM.

  • Chasquido articular en apertura de la boca. 

  • Dificultad en la apertura de la boca.

  • Molestias o fatiga muscular al masticar.

  • Desviación de la mandíbula en la apertura. 

  • Dolores de cabeza y/o cervicales.

  • Acúfenos, vértigos, problemas de audición.

 

 

Consecuencias

 

  • Disfunción témporo-mandibular, que genera una incorrecta biomecánica y puede provocar dolor y desgaste articular.

  • Atrición: Desgaste de piezas dentales, que pueden incluso llegar a partirse.

  • Problemas cervicales: A menudo se asocia con actividad muscular cervical anormal, lo que provoca dolores cervicales recurrentes.

  • ​Cambios en la forma de la cara: La hipertrofia de los maseteros puede provocar que se ensanche la zona mandibular.

 

 

Tratamiento:​

 

  • Es una patología que requiere abordaje multidisciplinar.

  • Tratamiento odontológico: Tu odontólogo decidirá si es preciso tratar las interferencias oclusales y colocar una férula de descarga hecha a medida.

  • En ocasiones es necesaria la ayuda de un psicólogo para abordar el estrés o ansiedad.

  • Cuando existen problemas de deglución en niños se puede requerir el tratamiento de Logopedia.

  • ​Tratamiento de Fisioterapia.

 

 

​Tratamiento de Fisioterapia y Osteopatía:

 

  • Haremos una valoración inicial para identificar las disfunciones asociadas al bruxismo.

  • El tratamiento no sólo incluye abordaje de la ATM sino también cervical, craneal, raquis cervical, cintura escapular, lengua, hioides, postura, etc.

  • Emplearemos técnicas manuales para normalizar la función de todos los sistemas implicados, influyendo sobre el sistema nervioso vegetativo.

  • ​Buscaremos normalizar el tono muscular, devolver la movilidad a las articulaciones, aliviar el dolor, corregir la postura.

 

 

 

 

 

Bruxismo