Eugenia Pastrana

 

 

Fisioterapeuta y Osteópata

 

 

¿Qué es?

 

Se trata de una compresión del nervio mediano en el canal carpiano. 

Pero… ¿de dónde sale el nervio mediano? 

 

Pues el mediano es un nervio mixto, es decir, sensitivo y motor que proviene del plexo braquial (nervios que salen de las últimas cervicales y la primera vértebra torácica). 

 

Se origina a nivel de la axila, desde ahí el nervio en cuestión va bajando por el brazo y cara anterior del antebrazo hasta llegar a la muñeca y la mano. Por este caminito, el mediano va a atravesando diferentes estructuras, una de ellas, en la muñeca es el canal carpiano, un túnel formado por huesos y un ligamento, dónde a veces, aumenta la presión y se comprime el nervio. 

 

 

¿Y qué pasa cuando un nervio se comprime?  

 

Seguro que alguna vez te has quedado dormido encima de tu brazo. Si es así, habrás experimentado esa desagradable sensación de hormigueo y frío, incluso puede que hayas sentido debilidad muscular en la mano durante algunos instantes.

Esto ocurre porque, al comprimir al nervio, se reduce su aporte sanguíneo y esto activa una señal de alarma a través del dolor. “El dolor es el grito del nervio privado de sangre"

 

En el síndrome del túnel carpiano el nervio está comprimido durante mucho tiempo, y esto provoca hormigueos en la zona de inervación sensitiva de dicho nervio, es decir, en la palma de la mano (en todos los dedos a excepción del meñique).

 

También puede provocar debilidad muscular si afecta a la parte motora del nervio, los que la sufren, a menudo experimentan dificultad para sostener objetos. 

 

 

Si tengo STC ¿La cirugía es mi única opción?

 

Absolutamente no. La cirugía es sencilla y poco invasiva, pero requiere anestesia y realizar un corte en la piel y otros tejidos, con el consecuente riesgo de fibrosis posterior. 

 

La fisioterapia cuenta con numerosas herramientas para aliviar la compresión nerviosa y reducir el dolor. La terapia manual y el ejercicio terapéutico han demostrado ser eficaces en el STC, consiguiendo liberar al nervio y reduciendo la inflamación. Debemos reservar la cirugía para casos crónicos, o cuando haya fracasado la fisioterapia. Tras la cirugía, se debe retomar la fisioterapia para reducir el riesgo de fibrosis post-quirúrgica. 

 

Mi vecino se ha operado del STC y sigue teniendo hormigueo” ¿Por qué fracasa la cirugía del STC?

 

A veces, uno se pasa el mal trago de pasar por el quirófano y tras la “recuperación” se da de morros con la ingrata sorpresa… el hormigueo sigue ahí. ¿Pero cómo puede ser? Si me han hecho un cortecito, y me han liberado el nervio.

 

Pues el hormigueo puede seguir ahí por dos motivos:

 

  • Ese cortecito que te han hecho, genera una cicatriz, no sólo en la piel, sino en todos los tejidos que están por debajo.
  • El tejido se vuelve más denso y esto puede volver a comprimir al nervio. 

 

¿Recuerdas que el nervio bajaba por el brazo por un caminito tedioso? Puede que estuviese comprimido en otros lugares y no sólo en la muñeca. Al realizar la cirugía se ha liberado el túnel pero no se han tenido en cuenta el resto de las estructuras.

 

La buena noticia es que en ambas opciones, un fisioterapeuta te puede ayudar. Si tienes alguno de estos síntomas ponte en manos de un profesional cualificado. 

 

 

 

 

Síndrome del

 

túnel carpiano